Primer mes en el gimnasio: consejos


Gran parte de las personas que comienzan a ir a un gimnasio, abandonan luego del primer mes. A veces es debido a la poca atención que reciben de los instructores o porque no les gusta realizar los ejercicios que les dan.
 
Cuando una persona se inicia por primera vez en el gimnasio debe saber tres cosas principalmente:

1) el primer mes, o al menos las dos primeras semanas, debe ser de adaptación. ¿Por qué? Porque tus músculos deben prepararse para el entrenamiento futuro. De lo contrario, es probable que sufras una temprana lesión. Así que también es probable que los ejercicios que recibas sean un poco pavos o más bien “light”.

2) el primer mes suele ser aburrido, no sólo por los ejercicios, sino porque no conoces a nadie, así que es obvio que te resultará feo.

3) siempre pregunta al instructor si estás realizando bien el ejercicio. En muchos casos los encargados de darte los ejercicios y de mirar si lo estás realizando correctamente, se van o no prestan mucha atención. Siempre pregunta si estás haciendo correctamente las cosas, y si dudas de algo, pregunta, porque de lo contrario el ejercicio puede estar mal hecho y no servirá de mucho si no lo haces bien.

 
Luego de la adaptación, seguramente en el segundo mes, se comienza con una rutina “en serio” o más bien con el propósito a seguir: adelgazar, tonificar músculos, incrementar masa muscular, etc. Asegúrate de que el instructor te de la rutina adecuada a lo que quieres conseguir.

En general las rutinas tienen una duración de tres meses, luego se cambian por otra. Nunca hay que realizar siempre lo mismo por varios meses, sino que hay que cambiar algunos ejercicios o la forma en que se realizan, ya que el cuerpo se acostumbra y no sigue evolucionando.

En cuanto al crecimiento del cuerpo, hay que tener en cuenta una cosa y es que no todos los músculos crecen de la misma forma o rapidez. Los brazos son los que más rápido lo hacen, mientras que aquellos más grandes, como el pecho o la espalda, tardan bastante más. Lo mismo para los glúteos. Pero todo crece, en todas las personas, algunas más y en otras menos.

Una persona que inicia en el gimnasio tiene que saber que los objetivos no se alcanzan en dos semanas o en un mes, sino con constancia y a largo plazo. De algo de lo que tiene que estar seguro es que lo conseguirá.